martes, 18 de diciembre de 2012

EN EL OCASO DE MI VIDA...


                    

  En el ocaso de mi vida tengo dudas...
 Ahora que estoy por terminar, me asaltan algunas preguntas.

  Tarde es, pero soy humano; ahora que ya no tiene remedio
me pongo a pensar en lo que ha sido mi vida.





 Hago recuento de mis logros y de mis fracasos,
 de mis lágrimas y de mis risas,
 de mis miedos y de mis gallardías,
 de mi fogosidad en muchas ocasiones y de mi calma en otras.

 Porque la vida es así, buena y mala, dulce y amarga...

 Vas dejando en el camino a tanta gente...
 A unos porque la muerte te los arrebata;
a otros porque los caminos, en algún momento, se separan ;
otros tantos porque por algún motivo, ya sea miedo, dejadez,
malos entendidos, distancia, cambio de planes, etc.
se apartan o los apartas de tu mundo.

Y hay algunos que se quedan colgados en tu vida,
estando sin estar.
 Me refiero a esas personas de las que nunca te despides,
esas que te acompañan en tu caminar,
a veces muy visibles y  otras medio escondidas,
esas personas que aunque no las veas en años,
no hacen falta explicaciones cuando vuelves a verlas.

 Y esas que se alejan un poco de tu camino,
y van y vienen...
y te queda por siempre una conversación pendiente,
te queda un abrazo colgado,
un beso anhelante siempre a flor de piel,
siempre esperando su momento...

 Y ahora que no puedo hacer nada,
por más que me lamente,
me quedo con la rabia de esos momentos soñados y no vividos.

Vividos sí, algunos.
Pero suspendidos...

Esperando siempre poderlos retomar,
porque lo vivido fue tan fugaz...
o eso me ha parecido siempre...
por eso esperé un regreso
que nunca se produjo.

Tantas miradas a hurtadillas,
tantas medias sonrisas,
esas ganas de verte,
y si te veía, de hablarte,
y si te hablaba, de...
quererte...

 Me quedaron tantos besos sin dar, sin recibir,
tantos tiernos abrazos, tantas sonrisas,
tantas ganas de tu piel...
que me maldigo!!!!!!!!

 Pero...¿será recíproco?
¿Tú me has anhelado toda la vida?
¿Has querido besarme, has querido quererme?
¿Me has querido?
¿Alguna vez a lo largo de tu vida has pensado en mí?
¿Alguna vez, entregando tu cuerpo al placer, has creído
que era yo quién disfrutaba contigo?

 Cerraré mis ojos muy pronto.
 Me voy despidiendo de todo.
 Feliz de la vida que he tenido,
olvidando lo doloroso y sintiéndome querido.

 Dando las gracias a quién me ha amado,
y dándoselas a quién amé.
 Hijos, parejas, familiares, amigos...
 Hasta a mi dulce amigo canino,
que tantos años me acompañó
y al que tanto quise...

Gracias a todos por compartir mi vida,
gracias a ti por compartirla un largo trecho,
gracias por ser mi esperanza durante tantos años,
por dejarme soñar contigo...
Tal vez nos reencontremos después de esta vida,
pero me muero queriendo que hubiese sido en ésta en la que hubiésemos estado juntos.

Me asalta la mayor de las dudas...

¿Alguna vez has sentido lo mismo?



2 comentarios:

  1. Bueno, pues si que te mueres rápido, no?, jaja me ha gustado, y si, yo por lo menos si he sentido lo mismo, sobre todo por esos momentos "colgados" o pendientes, o por esos amigos que se van sin decir adiós y vuelven sin explicación y tampoco uno las necesita. Se te ha olvidado decir que muchos se van para poder recibir a otros que vendrán, es así, unos salen, otros entran, y así continuamente... o por lo menos así lo veo yo jaja! Saludos compi de blogger ! :D

    ResponderEliminar
  2. No pienso morirme todavía, jajaj
    Sí, me parece un relato cercano a muchas personas porque algo de todo esto hemos vivido..
    El mal sabor lo deja ese momento "colgado", espero que no me queden muchos cuando me vaya de este mundo...

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras