sábado, 2 de marzo de 2013

DESPEDIDA




No me lo cuentan pero lo sé.
Conozco mi cuerpo, conozco sus miradas y sus gestos.
Veo como bajan los ojos cuando me hablan.
Disimulan, sí, disimulan su dolor, su rabia y su incomprensión.
Y a su vez yo también disimulo.
Yo tampoco entiendo.
¿Por qué yo?... Yo no quiero irme, aún tengo mucho por hacer,
tenía una vida por delante, planes, un futuro…
Ahora solo tengo un gran enojo por no poder seguir, por ver truncada mi vida, por abandonarles tan pronto.
Me toca fingir; que no sepan de mi dolor, ni el físico ni el de mi corazón. Que no me vean llorar de impotencia porque la vida se me escapa sin poder hacer nada, que crean que no sé nada, así estarán más tranquilos creyendo que no sufro, que me iré sin enterarme.
Pasaré mis últimos días con una sonrisa en los labios y un desconsuelo bien guardado.
Les haré entender cuanto les quiero sin que se enteren de que es mi sabida despedida.
Me esperan los días más canallas de mi vida.
Los últimos, los más dolorosos, los del disfraz de la verdad.
Confío en que no sean muchos, no los quiero defraudar.
Tengo que aguantar sin desplomarme, sin que sepan la verdad.
Tengo que ahorrarles el sufrimiento de verme morir sabiéndolo.
Me preparo para la última función, donde si suenan aplausos ya no los oiré yo.


9 comentarios:

  1. Ante la muerte estamos solos, desnudos...Un relato duro que enfrasca el dolor de una manera disfrazada para que los otros no sufran,¡curiosa paradoja!.
    Solo pedirte una cosa, el modelo de letra que has usado me ha hecho muy dificil la lectura por ello te pido que en las próximas utilices una más grande y clara. (es que llegada a cierta edad la vista ya no es lo que era jajajja).
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, ya la he cambiado a más grande..;)
      Es cierto que estamos completamente solos en el ultimo momento.
      Duro como la vida misma...
      Un beso.

      Eliminar
    2. solo es un paso, que al ser el último que damos, hay que hacerlo con valentía y sín mirar atras, pero mientras estemos aquí........a vivir.

      Eliminar
  2. Estremecedor poema. Sobre la verdad última e innegociable que todos experimentaremos. Nadie sabe a qué distancia está de ese momento. Pero pensar en ello, de vez en cuando, seguro que nos hace vivir más ese trecho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. SIEMPRE ESTAMOS SOLOS Y FRENTE A LA MUERTE MÁS... PIENSO QUE SE DEBE SENTIR MIEDO, POR LA EXPERIENCIA QUE VIVI CON MI MADRE.

    LA LETRA PARA MI NO ES EL PROBLEMA, DE QUE SI ES GRANDE O NO, SINO QUE ES RARA.

    BESITOS

    PD YA CAMBIÉ EL BLOG COMO ANTES, GRACIAS POR HACERMELO NOTAR. ES QUE CUANDO MODIFICO EL SITIO ES PORQUE ESTOY ABURRIDA.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito como siempre.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra mucho que hayas conseguido poner los enlaces de los blogs, ya sabes, que si necesitas más ayuda, lo que sea, no tienes más que decírmelo, ahora tu blog te queda mucho más completo, aunque la esencia está en tus letras, y son las más importantes.

    Pensaba que habías publicado un lunes azul, pero ya veo que no.

    Otra cosa que quiero decirte, a mí me pasa parecido como a Gloria, con la letra, por lo que te ruego si la puedes cambiar a tamaño más grande mucho mejor.

    La muerte... forma parte de la vida, pero es dificil aceptarla, no nos enseñaron a ello, es muy duro ver marchar a la gente querida.

    Un beso.

    Pd.- Ahora mismo respondo a tu email que acabo de recibir mientras estaba aquí escribiéndote el comentario.

    Muackssssssssssss.

    ResponderEliminar
  6. Que bella y a la vez llena de triteza tu manera de decir adios,
    llevando el dolor por dentro e intentando que se quede ahi.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras